Mensaje sin botella...



Cuando las agujas relojeras marcan tiempos ajenos cediendo momento o lapsus que camina liberado de segundos, años, quinquenio; en ese abrir y cerrar ralentizado al dominarlo el alma que dicta. La vida estable convertida en muro infranqueable por culpa de esa otra introspección que retrocede y pregunta...
...Quien a paso firme desvía mirada hacia las faltas que niega cuando nadie observa, escudando fragilidades tras etiquetas personales desde la excusa de que con quien debiera compartirlo no lo comprendería...
...Quien niega su vida en aras de postizas amistades, jugando con mensajes sin botella lanzados a los mares invisibles de la nueva era...Tropezara con noblezas alejadas de anhelos servidos en platos incitados, para con delirio egoísta acabar socavando purezas por impío morboso...”
Silban vientos que silencian verdades al imponerse mal pensares que decapitaron intenciones, cuando quien con vida realizada ofreciera amistad imperecedera a la necesitada que niega y calla.
Fue entonces cuando las agujas relojeras recuperaron soberanía, mensaje narrado cerrara el libro invisible regresando a sus posibles cotidianos, para dejar humos sin hoguera en la vasta divinizada donde lo probable muere frente a sospechas carentes de verdades, cábalas irracionales y su largo etcétera.
Es mensaje sin botella.
Es mi abandono de tus imposibles para bucear entre las letras hasta los confines que me definen...Amar a mi mujer y ensoñar con la literatura reina cobijado en mi verdad desnudo, sin armadura, yelmo, escudo o sesga existencia.

P.D. Escrito descentrado que concentra presentes personales desde lo impersonal de lanzar botella en la mar interactiva olvidando comunicado.
Un envase vacío que aterriza en el buzón de mi playa, es olvido de mensaje o grito sordo solicitando ayuda...Triste resulta ergo negármelo en juego extraño, abocado a malentendidos excusa con malabares infantes bajo adjetivos que evidencian carencia.
Como bien te dije, esta noche dormiré con mi mujer en nuestro humilde universo. No ofreceré de nuevo mi mano pues no me agrada ser mordido...Que siga curso en su inagotable tic tac las varillas... Mi último consejo...Vive, vive de verdad olvidando esas otras medias que sirven enteras adversas, raciocinio que se ahoga en el vaso medio lleno de tus mentiras...Despierta...despierta.
Reconstruye tu universo y deja que viva el mío, la felicidad es trayectoria...Así que despierta y comienza a caminar.
Si te sirve de algo, te aprecio desde la amistad que confundiste deseando que te encuentres primero, después halla tu senda, niña. Vive.
Sabes que me refiero a ti, es mi aliento en pro de que consigas la estabilidad que todo ser humano merece, besos de los míos y ánimo…Vive o VIVE…pero vive.

Ya está a la venta el último compendio de relatos y micros de La Ranura a precio de ganga 1€ (para el café) disponible en Kindle. Pincha sobre el enlace y comienza a leer.


© Dadelhos Pérez