jueves, 27 de octubre de 2016

Esa cosa (Micro/drama)

Esa cosa (Micro/drama)


―Cruzaré los manglares de la indiferencia a tranco convencido, mirada impávida y rencor olvidado. Dibujando lienzo en marco esperanza, vivezas que fueran y pocas que imaginara, para alcanzar la puerta que me llama desde el silencio que escucha. Girando el pomo de las dudas para abrir la abatible de las certezas. Y cuando la ranura ceda, seguro que encontraré el inicio de la búsqueda o el final de ésta.―Colocando solitaria rosa vida sobre la caja muerte.―Y la vida florecerá en cada noche, emergiendo de mis mundos atados al destino etéreo, con sonrisa grata, con amabilidad no forzada… Desnudo igual que me mostrara al mundo… Somos el eco que nunca callará mientras siga constante el bombear del que rige mi pecho, fiel amigo. Siempre vivirás en mí, nada de eso ha cambiado ni cambiará.
― ¿No es un poco exagerado?―Musitara un invitado al de al lado.―Sólo es un perro muerto, un animal… Ha perdido la chaveta.
―Todo aquello que no aparezca en tu dogma es tontería, ¿verdad? Yo pienso que cualquier muestra de afecto encaja con eso que llaman, humanidad, a pesar de que el sepelio sea para mascota. El viejo amaba a su can y el can se desvivía por el viejo.―Le contestara impasible.―Sin embargo para ti tu centro difumina la realidad vital que lo envuelve, un pensamiento herido por la falta de experimentación, supongo. Si quiere rendir honores al cuadrúpedo está en su derecho.
Salieron de la pequeña capilla del enorme rancho del afligido ricachón, montando cada cual en su vehículo. Se sentó con sonrisa mofa tras ser testigo de enorme tontería siempre bajo su juicio desquiciado. Buscó las llaves y encendió la máquina encarándose rumbo a la carretera, a casa, no sin antes encender la radio, poner el programa deportivo al que era adicto por su devoción por el fútbol y en especial por el equipo de sus amores.
―”Impresionante, un partido histórico que quedará en la retina de los aficionados. El grande doblegado frente al pequeño en las semifinales de la copa nacional…”
Lágrimas emotivas anegaron sus ojos entre rabias por no haber podido ver el memorable partido. Su equipo había logrado una gran gesta plantándose en la finalísima contra todo pronóstico.
Se vio obligado a detener el vehículo en el arcén con el objeto de tranquilizarse, nunca antes se había sentido tan efervescente, ni en su boda, ni en el nacimiento de su primer hijo, ni en la comunión de este, y por supuesto, tampoco en el entierro de un ser vivo que representaba todo un mundo para el solitario ricachón…
…Lo más superficial toca carne, los sentires son dueños de nosotros. Un forofo del fútbol, un amante de los animales, un curioso de la vida, de la muerte, de las letras, de los filmes, del beso, del abrazo, de la indigencia, de la paciencia o de su adversa que estalla rompiendo lo inservible para ofrecer desastre que obliga al tranco… Somos ridículos incapaces de ver nuestras soeces y atisbando las del resto con temeraria facilidad. Aunque gracias a la providencia tiene cura… El conocimiento desde la empatía, sin mascaradas egocéntricas. Aprender del resto ensancha horizontes hasta lindes insospechados. El ser humano es ridículo… Ridículamente rico, ridículamente inmenso…
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

lunes, 24 de octubre de 2016

El mejor (Relato/negro)

El mejor (Relato/negro)


Conseguir, ese era el objetivo descarado que enseñaban mis ojos mientras temblaban mis manos antes de adentrarme en la panza de las oficinas. Siempre entre el linde de la desesperación y la locura, alejado de raciocinios dentro de sus maternas lógicas. Creo que no era consciente aun estando preparado para todo.
Me costó dar el primer paso, el importante, ese que imposibilita la vuelta atrás, quedando a la espera de no sé qué plantado en la ancha acera concurrida. Tipos con una vida más o menos sólida mientras mis segundos conformaban minutos fantasmas, horas inertes, años invisibles rodeados por auténtica podredumbre… Soy consciente de que las excusas no valen, no valieron y no valdrán.
Me encontré con estampa cotidiana que no merma de anteriores, varias mujeres de mediana edad en grata conversa esperando su turno para acceder a la caja, un joven ojeando las ofertas hipotecarias sentado en uno de los pocos sillones y el equipo de atraco, los empleados de la mentira laborando entre sonrisas y buenas formas. Yo iba a convertirme en la nota discordante que recuerda la veracidad del contratiempo real, alejado de sus vidas fuegos artificiales, cóctel en el club de los elegidos…
― ¡Señoras y señores! Por motivos ajenos a la empresa y debido al infructuoso cambio de las cotizaciones en bolsa. La entidad se ve forzada a cubrir las deudas pendientes con sus acreedores, es decir, conmigo…
Me miraron como siempre miran, mofas y gestos atrevidos, descarados e incluso señalando con el dedo pese a estar observándoles. Cierto que mi aparición se alejaba de la ortodoxia, pero a diferencia de la competencia me gusta saber con quién trato antes de entrar en materia. Y aquella ensayada intrusión funcionaba a las mil maravillas escatimando valioso tiempo. Sin hierro, sin amenaza, enseñaron en un suspiro sus verdaderas almas.
―Venga señor. Será mejor que regrese al circo de donde ha salido. ¡Será jodido el canoso!
Es así desde siempre, una bobada desenmascara avizorando amenazas. Prepotencias… Ahora sé quiénes son sin que ellos atisben nada de mí a excepción de la pequeña treta... Peón avanzado, alfil acechando y la dama a punto de entrar en escena. Mi momento favorito.
―Les presento a la verdad.―Suave escapa de mi cintura para mostrar su fulgor plateado, belleza gélida que congela almas.
― ¡Dios mío!―Imperó la cordura en las clientas.
―Cierto que no suele hablar demasiado, que sin mi mano se convierte en objeto de culto. Que no engaña o disfraza intención cuando ruge fuego escupiendo represalia. Supongo que con ella… La cosa cambia, ¿verdad?
Desde que aparece mi socia hasta que llega el antídoto a golpe de sirena restan diez minutos, tiempo suficiente para desvalijar hasta las pocas moscas que pululan por el local en busca de un préstamo de mierda.
―No quiero oír el chisme de la caja.―Son como ganado y así mismo los conduje al rincón, junto a la puerta del “manda más”.―Me conformo con los cuartos que tienes ahí, mochuelo. Llena la bolsa.
―Sí señor.
No hay dogma para este oficio, días o incluso semanas de preparación intentando vislumbrar cualquier posibilidad que pudiera irrumpir dentro de los siete minutos de máximo riesgo. Y entendedme bien, el riesgo nunca está dentro de las oficinas, el riesgo siempre espera afuera o entra de la misma manera que entré aun sin presentación previa. Puede que por eso nunca se debe dudar ejecutando implacable lo que dicte el instinto tras el arduo entrenamiento. Aunque ese presentimiento te empuje apretar el gatillo. No soy un asesino, ellos tampoco. Pero de encontrarnos reaccionaremos de la misma forma, son las reglas no escritas. Destinos fúnebres que pretenden borrar locuras en mentes expuestas a la hecatombe, al paro, a las colas en los comedores sociales.
Agarro aire antes de emprender la huida, siempre disfruto pleno de él por si fuera la última oportunidad de llenar hasta los topes mis pulmones. Enfundo a la verdad en mi cinto, avizoro la cámara de seguridad situada encima de la puerta y salgo a paso tranquilo, concentrado, a sabiendas que entro de lleno en el verdadero reto.
Parece increíble pero la calle sigue su curso a paso enloquecido, no hay sirenas ni polis armados hasta los dientes. Cinco trancos me conducen al asfaltado, diez más me regalan el comodín del auto. Girar la llave completa el fin del inminente restando el constante. Pronto llegarán los ciegos uniformados, lo hacen después de asegurar todas las vías de escape, son tan monótonos como predecibles.
Un chasquido me alerta agarrando rápido a mi socia, esto no debería estar pasando.
―Eres muy bueno, viejo. Creo que no existe nadie con tu don.―Me habla desde el asiento de atrás, no quiere matarme busca otra cosa.―Ahora entiendo porque prefieres trabajar solo.
―Tengo que salir de aquí, dentro de minuto y medio esto se plagará de policía.
―Lo sé. Dame la bolsa.
Monta su endiablada y acaricia mi nuca, este oficio no tiene dogmas. Lo preparas todo durante semanas, controlando los efectivos policiales más cercanos, los horarios de los trabajadores, las carreteras comarcales, locales e incluso las sendas que mueren a pies de cultivos. Marcas los tiempos, que harás si te sorprende la bofia, si se rebota cualquier empleado. Pero nunca esperas que alguien del gremio espere para hacerse con tu esfuerzo. Si le doy la bolsa me eliminará, exactamente lo mismo si hago lo contrario.
―No lo volveré a repetir, dame la bolsa.
Debes obedecer al instinto, es la única arma fiel que casi nunca se equivoca… Y eso mismo intenté.
Apunto con su plateada pegando el cañón sobre el asiento con la esperanza de hacer blanco aun sabedor de las dificultades.
―Tranquilo, te daré el premio. Al fin y al cabo quedan muchos bancos por expoliar, ¿verdad?
Y apretó el gatillo varias veces alertando a los transeúntes que se apartaron del carro. Fue entonces cual mal fario cuando llegaron las sirenas, los malditos policías que no tardaron en cercarle…
―Puta miseria. No puede salir bien, no saldrá bien.
Su agresor, malherido, encontró las fuerzas necesarias para levantar tembloroso su endiablada a la par que hacía lo propio el viejo zorro desde el asiento del conductor, con la notable diferencia que no mostró hierro más bien palmas, rindiéndose ante la evidencia. Pero como bien sabía, su oficio no sigue dogmas.
― ¡¡¡Baje el arma!!!
― Estoy desarmado…
Descargaron las prisas y las calmas, los recelos, las ansiedades, malos humos, impotencias… Todo lo que albergaban en el cuarto oscuro de sus almas acribillando al mejor de los mejores por culpa del carroñero… Una historia que enseña el débil hilo que separa lo esperado de la cruda realidad. Este oficio no tiene dogmas y no alberga supervivientes pues carece de esperanzas.
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

jueves, 20 de octubre de 2016

El vago poeta (Micro/drama)

El vago poeta (Micro/drama)


― ¡Señoras y señores! Atiendan a este humilde que se humilla a dos velas, poniendo tiesa la palma bocarriba con la mirada perdida por la humillación citada que funde el futuro en negro, y el presente con la necesidad.―Llamara atención al concurrido que esperaba en el arcén del subterráneo transporte.―Pues hambre ruge en la que debiera estar saciada, frío golpea en mis noches arropado bajo manto estrellado y caricia rocío, al ser impío desahuciado del jardín laboro, sanidad bata blanca, colegio enseñanza o cualquier suplemento ofertado cual derecho en esta insaciable e injusta sociedad.
― ¿Otra vez el bocas? Este tío es un “caras” que pretende vivir del sacrificio ajeno.―Soltara arrogante el obeso situado al lado de la expendedora, a parco metro del harapiento poeta.
―Si no queréis compartir al menos respetad, yo solicito sin acoso derribo ni prejuzgo cual poderoso divino propietario de la verdad, pues sólo conozco con certeza la propia, no la vuestra. Es más, no pido moneda pues poco alimenta sin trueque en cualquier zoco. Me conformo con comestible que calme a la que ruge serenando esta otra que no para de pensar.―Golpeando con su índice la frente.―Puede que guste colaborar tras mencionar desahogo que parla esencia que encierran vuestras carnes, o grasas. Es su segundo en el foco del famélico, todos y todas observan esperando que se resuelva la treta, silencie o termine de mendigar.
―No te daría ni las buenas noches.―Refunfuñara.
Unos palidecieron frente a tan desmedida crueldad, otros rascaron bolsillos entregando billete al desdentado poeta en efecto rebote que ocasionó donación récord… Jamás había visto tanta cantidad de plata, al menos desde que se quedara en la adopción eterna de la calle frío, calor, a tiempo o destiempo de su auténtica realidad… Dijo sonriendo.
― ¡Quién da más!―Salto extraño con baile mal ejecutado y mueca risa que enseñaba solo paladar.
Llegó el tren subsuelo abriendo abatibles, soltando lastre, cargando, cerrando y volviendo a marchar. Quedando junto a la expendedora el obeso malvado y el mendigo poeta, el cual, contaba los sonantes para sentenciar.
―155 Euros, Pedro. Sólo 155 Euros. Tendrás que poner más leña en el asador, mostrarte más despiadado, malvado, sin alma, corazón…
―El negocio marchaba mejor cuando interpretabas el papel del “penas”, este de poeta no cuela, Alfredo.
PD. La necesidad arrasa almas puras convirtiéndolas en mártires invisibles, esos que pululan entre las luces que son sombras incapaces siquiera de saludar por no molestar. Puede que el viejo que se sienta las tardes de todos los días en el banco apartado del parque desierto, o la señora que pasea a tranco resaca cual muerto viviente dando vueltas a la manzana. Los puros nunca jaquean en busca de oportunidad al andar ocupados en su fatídico infierno… Y recuerda que si oyes a cualquiera recitar no significa que es poeta, puesto que un poeta o poetisa se dedica a crear entre soledades, susurrando con el acariciar de las teclas computadora o la punta de la estilográfica cual comunión consigo mismo.
No siempre pide el que necesita o no tiene, aunque esto seguro que ya lo sabías, ¿verdad?…

®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Cochinos (Micro/romancero/humor)

Cochinos (Micro/romancero/humor)


Gesta en gesto y de éste canto, cuando con laúd armado paseaba por la plazoleta ciudadela entonando desventura primero. Luego, tras alcanzar el portón del templo, descansar cesto para monedas y danzar delirante frente al otear constante de propios y extraños; comenzara entonando calenturienta historieta de carnes con carnes y besos diversos en destello verso, eso sí, amagando directos para soltar insinuaciones insustanciales y sin argumento… Fuera algo así…
Dama o damisela, hermosa, bella, dada, prestada o necesitada… Todo valía pues a todo le daba… Perseguía salivando entre las callejuelas del barrio de a céntimo, barra visita y propuesta arrojaba viendo el huir espantado de las féminas… ¿Mal fario?... De eso nada, os lo asegura quien observara desde distancia prudencial, puesto que el galán no lo era tanto al estar urgentemente necesitado de agua y jabón, destilaba pestilencia de semanas o meses, imaginad como tenía los dientes o el espadón… Hasta que una de tantas, puede que igual de desesperada, entrara en busca del desatascador endurecido…
(Rieran los avispados, sonrojaron las descaradas y se aburrían los niños)
Tengo manteca, dijo la obesa voluminosa con pitones pechos y cascada húmeda entre sus centros corporales, los cuales, seguían la misma doctrina de eterna huida frente al déspota jabón y su aliada agua.
Tengo manteca y me ofrezco como esclava si clava y clava el clavo erecto en el hueco centro con postura intermitente… Primero de pie, a cuatro patas, debajo o encima, de lado, a distancia, colgados en la lámpara, en la cuadra o en el catre, la silla, el suelo, la terraza, el baño…(Silenciando rotunda con cara nauseabunda tras pronunciar el nombre de su averno, rectificara ergo)… Bueno, saleroso que oléis a pordiosero, en el baño yo no entro por ser peligro que moja, y no de la misma manera que me mojo o me pueda vos mojar.
Creo, pienso, pudiera o fuera… Balbuceara sorprendido por la cercanía de la hembra… Que tan dulce cantinela me ofrecéis desde el sucio decoro, puesto el aroma a rancio que desprendéis me recuerda al recordado… Me refiero a mí, señora mía, enemigo acérrimo de la piel expuesta al espumoso para terminar con aclarado, menuda tortura… ¿Jugamos?
Jugamos, soltó afirmación quitándose el velo que eran sus vestiduras que andaban pegadas cual cartón mojado en el suelo, tras tres días de imperante sol desquiciante… Incluso sonaba horrendo cuando se deshizo de las bragas moteadas del verde mohoso (sinceramente, me tapé los morros ante tanta hediondez)
No hay cielos iguales para todos los diferentes, ni infiernos asfixiantes, aquellos dos distintos encontraron iguales uniendo delirios con sus carnes, durante los edenes malolientes capaces de espantar incluso a las moscas.
Fuera acto, sentados, tumbados, acachados, doblados, subidos y bajados… Llegando la quinta escapada blancuzca e intermitente que manchó a la manchada inundando su vientre tras estremecer pieles en la pequeña muerte conocida como orgasmo… En su caso del guarro por la evidencia…
He aquí la verdadera esencia que enmascara el acto indecoroso que muchos acuñaron cual vicio viciados, desde el pulcro con sotana hasta el perdido que hueco fémina encuentra, alquila, seduce, tropieza o imagina…
Una historia calenturienta que describe lo que no gusta y llena, lo negado que se practica, lo bajo que siempre es álgido… Siendo la nula higiene de los alocados personajes las crueles hieles en mentes salvajes que critican la natura del acto condenando, para reglón seguido buscar hueco donde meto y saco…
Seis monedas me faltas en el cesto, si cayeran rascaría las cuerdas de mi laúd y narraría la verdad del ronce donde carnosos labios despiertan enfurecido volcán…
Y no cayeron seis, más bien cincuenta, una por cada oyente asistente e interesado en ese plato prohibido que es divino y está encasillado cual pecado carnal, hipocresía en los tiempos de la hoguera inquisición o en esos otros de las pantallas lumínicas adorando a la diosa internet…
Espero no haber aburrido con este mal cuento, sin más; me despido para entrar en el baño y frotar con ansia mis pieles…
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

martes, 18 de octubre de 2016

Escritor vs. Profesional (artículo)

Escritor vs. Profesional (artículo)


Mucho he leído al respecto entorno al noble arte de escribir, siempre asociado a la profesionalidad al menos en las concurridas redes sociales. Cuando la realidad es bien distinta por gracia o su adversa.
Impera en el universo literario la inmediatez más allá de cualquier composición con más o menos calibre, calidad, puesto que ser profesional del ramo no se reduce a puntual genialidad, ojalá fuera el cuenco tan accesible.
Existe la auto-publicación que da oportunidad al eventual, también los post que cualquiera puede colgar en los diferentes muros de las diferentes selvas cual número de la lotería. Pero el sumun de la cuestión para dedicarse al anhelado por parte de muchos y muchas, pasa por matices que se alejan del ideal que puedan tener al respeto.
El camino idóneo:
Para escribir profesionalmente tienes que ser capaz de hacerlo sobre cualquier cosa olvidando la sagrada primera división, donde juegan las grandes figuras amparadas por los mejores clubs. Aceptar comandas de editoriales cual negro, pariendo desde novelas históricas hasta ensayos, cualquier cosa que dé moneda para seguir pululando por el densificado universo de la letra. Sin olvidar tus composiciones, claro está.  Este sería el camino más apropiado, sin duda, que va ligado a conseguir agente literario, pues las editoriales no abren sus puertas de par en par, necesitas la mediación de un profesional. Es la clave, con agente literario el camino deja de ser pendiente abrupta no exenta de dificultades. Por supuesto.
Alternativas:
La mejor manera siempre resulta la más sacrificada a pesar de las herramientas que ponen las diferentes plataformas serias (Amazon, etc.) que buscan sus cuartos cubriendo tus necesidades, es factible y funciona. Aunque te aconsejo que accedas a plataformas serias, lo repito, serias. Esas que no solo ofrecen un rincón oscuro en tienda interactiva con la neta intención de promocionar sus textos, que las hay en demasía proponiendo bajo el disfraz de oferta literaria la vieja treta para darse bombo y conseguir más ventas de su “obra”, que siempre figura en primera plana de la web y a todo color, mientras tu esfuerzo queda relegado al cuarto oscuro. Para que encima tengas que ir promocionando la página aficionada del aficionado listillo.
Un paso de gigante:
Todos y todas buscan editorial cuando el primer e ineludible paso es encontrar agente literario, ese personaje que parece diluido tras la efervescencia de la auto-publicación. Son sin duda una herramienta esencial para lograr llegar algún sitio sin fantasías o ficciones. Ellos tienen la llave al mediar con las editoriales (serias y profesionales) aunque debes escoger con sumo tacto, puesto que cada agente literario maniobra en diferente género. Encontrarás una lista de agentes literarios accediendo a la página, aquí, también te aconsejo que leas los artículos para saber cómo has de proceder. Ten en cuenta que un agente literario no cobra de primeras, así que rehúye de todo aquel que te pida moneda de entrada. Ellos ganan porcentajes tras negociar con éxito con las diferentes editoriales. (Hay mucho lobo suelto, ojito.)
La auto-publicación:
Si prefieres ir por tu cuenta y riesgo lo primero es olvidarte de cualquier editorial, hablo dentro de la auto-publicación, pues te interesan las distribuidoras sin ninguna duda. Amazon es la opción más internacional ofertando incluso herramientas de promoción no gratuitas que funcionan. Existiendo otras tantas distribuidoras que colocando tu obra en las estanterías de infinidad de ferias del libro en todo el mundo, eso sí, tienes que publicar en formato papel. Como por ejemplo Lulu.com que ofrece este servicio gratuito, pero hay cientos más.
Lo que no aconsejo:
Siento desalentar aquellos/as que buscan la luz participando en diferentes concursos literarios, los más importantes están amañados y los débiles suelen pedir mil derechos por vaga cuantía para publicar endeble tirada de la obra reservándose el derecho de explotación durante años, toda una tragedia para el autor. No todos los concursos obran igual, pero por desgracia la mayoría sólo pretende conseguir direcciones de correo electrónico, en definitiva, bombardear para que compres o te inscribas a sus revistas. Pequeñas estafas dependiendo del punto de vista. Es una senda que no recomiendo, más bien todo lo contrario. Aunque eres libre de acceder a estas pantomimas encomendándote a la providencia para acertar de entre los cientos con el noble. Yo prefiero jugar a la primitiva.
En resumen:
En definitiva, sal de las redes sociales y echa un vistazo a las distribuidoras leyendo atentamente lo que ofertan, si imponen derechos de explotación bajo regalías de venta por unidad y durante cuánto tiempo, etc. Al coexistir infinidad de editoriales pequeñas tras supuestas distribuidoras… Las distribuidoras no hacen más que pactar un porcentaje y poner a la venta tu obra en todas las tiendas interactivas o físicas de peso, nada de derechos de explotación etc. Las regalías son íntegras para el autor descontando un tanto % dependiendo de los mercados a los que desees acceder al tratar en exclusiva la distribución de la obra. Examina bien este punto, las distribuidoras son oxígeno para los escritores independientes. La llave que hace posible que seas profesional. Quedando la tediosa labor de confeccionar tu sitio Web, esa otra promoción fuera de las distribuidoras y editoriales (capítulo pendiente, ya te explicaré cómo hacerlo gratis)
Ten en cuenta que muchos ofertan patrañas pues estos servicios los puedes conseguir gratuitamente igual que “ellos” los consiguieron para luego comercializar ilícitamente, sin conocimiento de las diferentes redes.
Evita a los listillos que vagan famélicos por las redes sociales prometiendo el oro y el moro, recuerda que si una editorial seria desea hacerte una oferta literaria, inexorablemente te citará en sus oficinas, siempre ha sido y será así. Y procura conseguir un agente literario para que se ocupe de las negociaciones mientras tu laboreas escribiendo, tu profesión. De hacerlo pondrás los dos pies dentro del cesto.
Bueno, soy consciente de que no ahondé en demasía, pero creo que dejé atisbos para aquellos que desconozcan el complicado mundo de las letras. Espero haber despejado alguna duda al mismo tiempo que mermado a cualquier estafador listillo. Y no me despido sin antes citar el circuito cerrado, fuera de los números de las grandes editoriales, que componen infinidad de escritores/as independientes y miles de lectores. El auténtico camino para ver moneda a final de mes. Pero eso es otra que queda pendiente para mi próximo artículo, creo que por hoy ya te di bastante la lata.

®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

lunes, 17 de octubre de 2016

Puede (micro/drama)

Puede (micro/drama)


No hay mayor sensación de libertad que sentirse libre… Puede que las ventanas anden embarrotadas, la llave echada en celda angosta que pretende oprimir inyectando ahogo… Puede que mi paseo sea de dos pasos cortos y media vuelta, que tenga que imaginarme los cielos que viera mucho antes de pagar las falsas deudas… Puede que puedan vencerme aunque también que les venza sin necesidad de hierro o palabra, puede que pueda o puede que caiga…
No hay mayor sensación de libertad que sentirse libre. Cerrar los ojos y recordar lo importante, oler tumbado en el catre las amapolas del prado, sentir brisa casa, correr por el césped jardín, observar el quehacer de la diva que tuviera por tenerme encandilado, enganchado a la existencia, al rumor, al halago, al susurro velado que transmite deseo innato floreciendo vida… Vida…Vida… Puede que pague con ella o puede que me alimente sentado en  el distante cercano, mientras pasa el tiempo llevándose las penas… Puede que puedan vencerme o puede que las venza.
Fuera breve, segundo inminente que clarifica ofuscación enseñando camino, soltando lastre, rezando perdido en el encuentro ensoñado donde reina la libertad verdadera, no aquella de los lujos materiales en efímeros memorables que no rememoran nada… Fuere breve pero alcanzara… O puede que puedan vencerme… o puede que les venza; puesto no hay mayor sensación de libertad que sentirse libre aun condenado al cautiverio como estoy ahora… Puede que pueda lo que nunca pudiera por perder el valor… Puede que puedan y puede que lo logre, paso al aire y caída de golpe, luego pánico para ganar el silencio… Puede que… (Ahorcándose en su desolada celda)
P.D. De todas las sensaciones o pensamientos; situaciones límite o ridículas. Siempre me fascinó el segundo antes del desastre por cuenta propia, la discusión contigo mismo dirimiendo nubarrones entre humos, pasiones entre huegos… Sobre todo cuando la mala rima de la circunstancia ahoga al desesperado en la extrema soledad, puede que en una celda, puede que en el trabajo, o puede que en el cómodo sillón de la sala rodeado por aquellos que debieran ser los tuyos… Si es el caso… Puede que puedan contigo o puede que les venzas… No hacen falta celdas para ser cautivo, ni soledades para sentirte solo…
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.

jueves, 13 de octubre de 2016

Querida paz (prosa poética)

Querida paz (prosa poética)

LaRanuraDeLaPuerta.blogspot.com
Querida paz:
Horas quedan pues minutos las componen, sin duda es tajo sabroso de refrán olvidado que cito ensimismado por ensoñación encuentro. Vos princesa que nunca alcanzasteis la corona reina, siempre desechada por egolatría rancia, avaricia diosa y mentira hurto. Hoy os cedo tributo desde la cercanía de imaginaros completa, sin tretas, trampas, monadas o luceríos despampanantes que buscan otras constantes para aniquilarlas.
¿Qué mal hicimos los ignorantes para marchar al no regreso? Sufrir el lamento que persiste en hogares arrasados, sonriendo los malvados, enriqueciéndose haraganes. Rompiendo silencio u obligando al mismo, puede que con bala certera o con tortura desquicio… Mientras usted, usted no hace nada. Perdida, recordada, la eterna añorada que cayada desaparece y fugaz muestra cara, cuando la barbarie sesga demasiadas almas multiplicando cosecha inerte…
Le pido parca centésima que calme sedes y ate crueles frente al espejo de sus faltas. Estafadores sin convicciones que vuelvan a los niños inocentes que fueron, igualdad real tanto como realista, señora paz, que muera la palabrería publicitaria, la economía especulativa, el capitalismo enervado, el comunismo personalista… Que se acabe durante un segundo la mentira para que todos y todas descubramos su adversa.
Señora, le suplico reaparezca en este mundo derruido o haga al menos ruido para que los que solo saben escucharse la escuchen. Y puede que aprendan yugulando con el resto productivo. Bajen mirada, sonrían vergüenza y se unan en pro de todo olvidando el mucho, alcanzando el cielo en frugal segundo donde usted impere invitando a la cordura.
Señora paz… Señora utopía… 

®DadelhosPérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.
Salas de LA RANURA DE LA PUERTA
Enlaces directos a YouTube, documentales y películas íntegras en español, conciertos y clips totalmente gratuitos.

GRACIAS POR VISITARNOS.

lunes, 10 de octubre de 2016

Las pequeñas cosas (Micro/drama)

Las pequeñas cosas (Micro/drama)

LaRanuraDeLaPuerta.blogspot.com
Las pequeñas cosas albergan grandes universos que escuetos, concretan las incógnitas susurrándote la realidad de quien eres. Puede que desde la brisa que se cuela por la tronera, el cántico de los alados en su mundo sustento, el aroma que retorna recuerdos o ese silencio que nunca caya.
Soy consciente que razonarlo como lo hice otorga incertidumbre sobre la certidumbre llana de cualquier camino, no es tan complicada la vida, de eso no tengo dudas; somos nosotros, los inestables empeñados en estabilizar nuestro tiempo obviando la necesidad constante del cambio cual evolución de nuestra propia existencia.
― ¡Piquete de ejecución, formen en fila de a dos!
Las pequeñas cosas son magnánimas cuando el rumbo termina pues camino no queda (…) Tras pasar en vela atado a momentos preciosos, recuerdo de lo que fuera antes de convertirme en el sádico que soy, arrebatando vidas en el campo del delirio, parcela del diablo, amagado en trinchera cual soldado mercenario por intereses de terceros (…) Albea nuevo día en la hora perdida donde pago al barquero moneda, mi cuerpo, existencia, erro, miedo; paciencia y alegría (…) Sus balas se llevarán mi vida tanto como la pesadilla de mis desmanes que me convirtieron en cualquier otra cosa, cualquier cosa dentro de la ingente ristra de pecados… Recuperando al ser humano que fui en algún instante que no recuerdo.
― ¡Carguen!
―Hijo; ¿tienes algo que decir?―Preguntó el párroco traidor a su credo, abrazando al diablo en pro de mantenerse con vida.
―Sí, por supuesto. Déjense de memeces y terminemos este paripé de una puta vez. Que disparen.
― ¡Apunten al condenado!
Soy la esencia del sueño no compartido, el anhelo hundido por la locura del hombre. Insensato valiente que equivocó tranco adentrándose en los reinos simonía por la guerra declarada, por egoísmos enfrentados. Un insulso ingrediente de la sopa gélida en el presente occiso (…) ¿Qué me queda?, más que regresarte a mi mente mientras mi cuerpo tiembla observando al piquete injusto, idéntico a tantos donde formé parte (…) Las pequeñas cosas albergan grandes universos…
― ¡Fuego!
No siento y veo, suenan de lejos ciñendo cerca los pasos de vida que traen muerte (…) Metálico chasquido al montar la justiciera mientras albea imagen de la dama perdida que por fin me encuentra. Tez atrayente, vestiduras de luto, guadaña y frío cálido... Dispara, cobarde…
―Dispara, cobarde… Dispara.―Murmuró entre bocanadas de sangre.
―Buen viaje, rojo.
®DadelhosPérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.
Salas de LA RANURA DE LA PUERTA
Enlaces directos a YouTube, documentales y películas íntegras en español, conciertos y clips totalmente gratuitos.

GRACIAS POR VISITARNOS.

domingo, 9 de octubre de 2016

CAMINARA (Micro/poético)

CAMINARA (Micro/poético)

LaRanuraDeLaPuerta.blogspot.com
Acomete en mente la desidia que olvida aún persiste insistente siguiendo su estela. Neta queda si tranco detiene, pues caminante con rumbo difuso sin mermas o esperas convirtió su diurno en trazo profundo desgastando sus suelas. Ganado por la noche y su luna plena, creciente o menguante para tumbarse en cualquier parte admirando el celeste, cerrar los ojos, paciente, y alcanzar la otra arteria.
Volviera a casa con los huérfanos de cuerpo, rescatando momentos que fueran entre risas compartidas, bromas sin malicias, chistes malos, buenos ratos, inocencia sin prudencia por el candor del hogar materno… Añoranza ensueño… Plato estrella en la mesa cubierta por los que eran y restaron. Amaneciendo en el descampado tumulto el solitario ofusco en avanzar a paso firme, persiguiéndole cual sombra del pasado que marca su porte presente, lo vivido anteriormente que desfallece en pleno día vigorizando en el cuarto sin techo de sus noches recuerdo.
Caminara quien camina con la saca rendida a la naturaleza que lo compone, vieja oda del drama consumo en la trama compartida por todo aquel que respira; puesto su nombre revela verdades, la vida.
Ser lo que fuera llegando a lo que es, un centímetro ganado al camino finito por donde transita, mirando el horizonte distinto e idéntico con sus iguales. Desentumecer extremidades, ganar hálito, sonreír al adverso y terminar la trayectoria. No existen sombras al final del camino, sólo la mesa dominguera entre bromas, chistes y alegrías… La recompensa que ambiciona, la pérdida que busca, el regalo que le espera cuando tranco se detiene, luz escapa, aliento pierde y alma marcha por la senda ensoñada hasta la familiar mesa, su hogar, su casa, su meta.  
®DadelhosPérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.
Salas de LA RANURA DE LA PUERTA
Enlaces directos a YouTube, documentales y películas íntegras en español, conciertos y clips totalmente gratuitos.

GRACIAS POR VISITARNOS.

sábado, 8 de octubre de 2016

El mejor guitarrista del mundo (Micro/suspense)


LaRanuraDeLaPuerta.Blogspot.com


Entró cual vendaval renacido de cenizas aletargadas desde las calmas recién extinguidas, rompiendo su habitual temple moderado para destripar el ropero amontonando sus pocas prendas sobre el colchón huérfano. Mientras la casera observaba pletórica al conseguir por fin deshacerse del aspirante a estrella, harta de escuchar sus estridentes ensayos con la eléctrica, de intentar sin conseguir celados deseos nada reprimidos, más bien confesados cuando la moneda dejó de transitar por el bolsillo del músico.
Lo siento en el alma pero vivo del alquiler, muchacho. Me hubiese gustado que las cosas no fueran como son.Acariciando sutil su cadera.Siempre puedes rectificar.
La miró, cómo no, aquella cincuentona de enormes pechos y sin apenas cuello que siempre vestía ajustada, provocativa, incitando desde su apetito que rozaba la enfermedad. Incluso le pasó por la cabeza hacer de tripas corazón, acceder a las famélicas ardientes de la “cabellos rizo” para seguir pernotando en lecho más que sea compartido, pagando un alquiler con otro bien distinto, más sudoroso, íntimo y nada personal.
Veo que por fin parece que entras en razón, puede que lo que gritan tus ojos sea la llave que nivele nuestro acuerdo. Podrías reparar las roturas del edificio, pintar la escalera y por la noche, bueno; por la noche comportarte como un perrito fiel que no decae en flacidez (…) Tampoco pido tanto.
Macuto hasta los bordes y eléctrica enfundada, se despidió de la obsesiva cruzando el corredor hasta los pies del elevador sin que la doña apartara ojos pecado, descarada, segura, ordinaria.
Qué putada, ¿verdad?Sonó desde la escalera.
¿Qué?
Su hija va escapando, cruzando piernas. Y la madre obra todo lo contrario sin tener en cuenta a su marido, ese pobre infeliz enganchado a la botella que pasa más tiempo en la barra donde sirven a los no sedientos, un mal vicio. La pura, la muchacha.Ascendiendo los parcos escalones hasta plantarse a su altura.La doña era un bombón, igual que lo es ahora su hija. Seguro que de joven sorteaba pretendientes entre agobios. Si le diese la oportunidad de volver atrás, se trincaría a cualquiera que mostrara rigidez sin importar taras o tamaños, riquezas o ruinas. Cómo diría un viejo amigo, disfrutaréis del libre albedrío que os convertirá en esclavos de vosotros mismos.
Media alzada y ropaje a la antigua, mostraba gesto agradable con sutileza en su quehacer siempre cercano. Se trataba del escritor que vivía frente a su puerta, extraño ermitaño por sus largos encierros en el diminuto apartamento, brotando a ritmo frenético el teclear de la vieja máquina de escribir, día y noche.
Deberías retozar con la dueña, a mí también me costó al principio… Pero te puedo asegurar que es una leona en la cama.
Si quisiera convertirme en carne de alquiler lo haría por dinero, amigo. Soy un músico, guitarrista, que pelea por asentarse en el mundillo. No una polla dispuesta previo pago. Si usted prefiere jugar con la enferma, adelante.
Todo tiene un precio en esta vida, hijo. El que marca el cartel, el oficial, e ingente montón de indirectos que van con la adquisición del producto. Tú, buscas la gloria en el escenario rasgando las cuerdas de tu instrumento. Si mañana se presentase la doña con un contrato discográfico, te aseguro que besarías el suelo por donde pisa.Avizorando hacia la fémina que se esfumó rehuyéndole.Buscas un imposible desde la falsa posibilidad encumbrada por la publicidad siempre engañosa. Si deseas alcanzar meta, creo que tendrás que aceptar esa otra cara de la moneda pues viene implícito, es ineludible. Puede que sea cosa de carne, de bolsillo o de alma, nunca se sabe. Pero como solía decir mi buen amigo, escoger no presupone más que obviar el resto de las alternativas.
Si me disculpa, me esperan en el estudio para una prueba.
Lo sabes bien, muchacho. Por mucho que percibas el aroma de la cumbre es mero saliente que amaga rascacielos, no lo conseguirás.Sacando un colgante plateado de uno de los bolsillos de su arcaico chaleco gris.Yo tengo este viejo amuleto, es probable que sea mera quimera, pero logré el deseado contrato con la editorial convirtiéndome en escritor profesional. Cógelo, seguro que te traerá la misma suerte. Aunque deberás devolvérmelo tras la prueba, digamos que es un pequeño préstamo temporal.
Agobiado y con prisas, lo agarró colándose en el interior del ascensor, pulsando el botón requerido, para mirar al frente descubriendo la sonrisa ladeada del excéntrico escriba mientras se cerraban las automáticas.
La cola en la enorme sala de espera desanimaba incluso al portero del complejo elitista. Cientos de guitarristas variopintos punteando instrumento entre nervios y dudas. Se sentó en el rincón más alejado de la sala, depositando el atrayente colgante en el interior de la funda de la eléctrica…
¡El espléndido Marcelo!
Sí, soy yo.
Es tu turno muchacho, te deseo toda la suerte del mundo. Entra, conecta tu instrumento e interpreta, sin más.          No hace falta que te presentes, ¿de acuerdo?
Los focos le impedían distinguir al selecto grupo que buscaba guitarrista para el famoso grupo roquero. Tibio viento acarició su rostro congelando las valentías que le llevaron hasta allí. Es extraño, pero tras luchar años por una oportunidad, cuando llega, la mente te juega esa mala pasada con la incómoda pregunta revenida del espanto: ¿De verdad que es lo que quieres?
Conectó la guitarra, agarró la mejor de sus púas del interior de la funda divisando el colgante prestado irradiando extraño fulgor hipnótico.
¡A la mierda! ¿Qué puedo perder?Musitara cogiéndolo.
Cuando acabó de tocar la última nota reinó el silencio, paralizó el tiempo, hasta que llegó la ovación de los busca talento enamorados por la insuperable interpretación del que apodaron en aquel momento como el mejor guitarrista del mundo.
Llovió el esperado contrato firmando en una de esas oficinas de ensueño, el maldito amuleto del raro funcionó, funcionaba; al menos entregó su credo al plateado metal tentado en quedárselo. Lo necesitaba o al menos creía necesitarlo. Tomando la decisión de no devolverlo a su dueño con el fin de mantener la buena racha.
Aquella noche conoció al resto del grupo participando en una de esas fiestas privadas, saboreando la cúspide del éxito, para acabar con demasiadas copas de más en reconocido hotel, tras pactar la sesión de fotografía del día siguiente. El pistoletazo de salida en su nueva vida de lujos y confort.
Le radio despertador albeó sus ojos castigados por tremenda resaca, el locutor hablaba del nuevo guitarrista contratado por el grupo de moda vertiendo halagos. Cosa que le hizo sonreír orgulloso del imposible alcanzado. Fue entonces cuando miró la mesita de noche cerciorándose de que estaba el valioso colgante, para levantarse, cuando desde la radio…
Es un placer tener aquí al espléndido Marcelo. ¿Cómo pasa inadvertido en el panorama musical un talento como el tuyo?
Verás, como dice un viejo amigo: No existen atajos que atajen, ni préstamos gratuitos.
No sé lo que has querido decir, pero…
¡La puta hostia!Acelerando paso hasta el espejo del baño. ¡Puta mierda!
Salió en estampida abriendo la puerta presa del nerviosismo, para descubrir el cutre pasillo del hostal de las afueras y a la doña que estaba inspeccionando la habitación del inquilino desahuciado, él mismo.
¿Dónde está el escritor loco?
¿Ya estamos otra vez, señor?Le preguntó tierna, agarrando delicada su brazo.Debería ir al médico, esos extraños desdobles de personalidad no auguran nada bueno. Usted es el escritor. No es el joven pintor, ni la modelo, ni quien diantres crea que es ahora. Esas personas fueron sus vecinos.
¿Pero?
Ande, túmbese un rato en la cama, verá como pronto recupera la cordura…
El mejor guitarrista del mundo, la modelo más cotizada, novelista… Tantos y tantas que aspiraron alcanzando la cumbre gracias al préstamo temporal, el mismo que no devolvieron pagando con sus vidas, nunca con sus almas… Como suele decir mi buen amigo: Lo gratis siempre sale caro… Je, je, je…
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para realizar cualquier apreciación o petición en el formulario de contacto que se encuentra en el margen de esta página. Te responderé lo antes posible intentando satisfacer tu petición de Literatura, Cine, Documentales o cualquier otra cosa.
SALAS DISPONIBLES
Enlaces con películas enteras en español.

Los mejores y más variados documentales.

Temas ocultos, documentales.

Conciertos y clips

Enlaces directos a páginas de terceros en YouTube.